Omago

Aitziber Omagogeaskoa (voz principal y guitarra acústica), Iñigo Larrazabal (guitarra eléctrica) y Oier Aldekoa (bajo y teclado) son los integrantes de Omago. Provienen de distintas formaciones, aunque han coincidido en proyectos anteriores como The Great Barrier. Su primer directo como banda fue tan contundente que les hizo ganar el concurso BBK Soinu Berriak en 2019, mismo año en el que pudimos disfrutar de esta banda en directo en Bilbao BBK Live Udazkena, degustando cada tema de Ningún ser, álbum debut de la banda. El LP reúne una colección de canciones compuestas a lo largo de tres años en los que, a pesar de haber vivido las complicaciones de un contexto social adverso, ha experimentado momentos muy dulces. Se dice que el tiempo pone todo en su sitio y en el caso de los vizcaínos Omago, les ha puesto en el camino hacia un sonido propio. Un pop elegante y melancólico resume su esencia; un estilo que bebe del folk americano, a veces del indie-rock y que envuelve temas universales como la muerte o la identidad, entre paisajes sonoros que sostienen unas letras poéticas y llenas de luz.

Existe una profunda evolución desde «Suerte», (primer tema compuesto para el disco allá por 2018), a canciones como «Flores», o «Ningún ser», probablemente la canción que mejor encarna la esencia del álbum. Este tema, que da título al álbum de Omago, cuenta con la colaboración de Nacho Vegas, fan declarado de Omago.

En el álbum encontramos también temas en euskera; «Aro berri bat» el más reciente, o «Egiak», este último evocando a la artista Lana del Rey, y uno de los temas que se han compuesto para el disco tras la pandemia, y que, quizá no por casualidad, habla del despertar, de encontrarse, de cuando has sido de una manera y de repente te das cuenta de que todo lo que te han enseñado o tenías normalizado no es lo correcto”, cuenta la banda. En temas como «Hitzik esan gabe», donde se aprecia una curva en el crecimiento de la banda y un avance en el recorrido de sus creaciones, Omago experimenta con un sonido más digital, donde el teclado va tomando cada vez más relevancia. Completan el disco canciones como «Miedo», que habla sobre la fuerza y la vulnerabilidad en situaciones nuevas, la pegadiza y más rockera, «Aquí y allí», a la que siguen «Mi voz» y «Guda hasi da», inspirada en por un viaje a Georgia difícil de relatar, nos muestra un tema en el que la voz desaparece para acercarnos al inspirador universo instrumental de la banda.

Las canciones de Ningún ser, nos transportan con delicadeza hacia una lucidez vibrante, manteniendo los cuidados arreglos y la acertada producción de Jon Aguirrezabalaga (WAS), desde El Tigre Studios.

 

PRÓXIMOS SHOWS

  • 07 de octubre
    VITORIA-GASTEIZ (Plaza de los Fueros)